35% de descuento en sillones seleccionados con entrega inmediata abonando de contado efectivo hasta el 10 de Octubre

Av. Directorio 2378

C1406 GZZ, Buenos Aires

+54 9 11 2590 9704

Preguntanos por Whatsapp

¿Cómo hidratar un sillón de cuero?

Sillones de Cuero de Esempi Diseños

Los sillones de cuero son especiales. Su estructura está adornada con una tela con características propias que los vuelven únicos. Lustrosos, flexibles, pero resistentes a la vez. 

¿Cómo algo puede ser fuerte y poseer elasticidad a la vez? Esa respuesta es uno de los secretos propios del cuero, y es que el elemento que lo dota de sus cualidades es muy conocido: el aceite. 

Es el responsable de brindarle el brillo, permitir que sea sedoso, que funcione como escudo contra el polvo. Sin las propiedades de éste líquido, será cuestión de un breve lapso de tiempo para que aparezca la resequedad y se generen grietas y roturas. 

Si bien el mismo cuero produce por sí mismo el aceite, será más que bienvenido un retoque a tu sillón de cuero. ¿Como se hace? ¿Cada cuánto tiempo? ¿Qué producto debo usar? En éste artículo te contamos todo lo necesario.

La hidratación, si bien es importante, no va a ser lo único con lo que mantendrás tu sillón de cuero. El paso previo a la renovación de su brillante escudo es la limpieza, te recomendamos ver nuestro artículo sobre para aprender cómo limpiar tu sillón de cuero.

Una vez terminada la tarea, podemos acondicionar el cuero.

¿Cómo hidratar el cuero?

Lo necesario para acondicionar e hidratar tu sillón de cuero es un producto específico para éste material y 2 paños limpios y secos, uno para aplicar y otro para retirar el excedente/secar. 

Antes de empezar, siempre aconsejamos consultar las instrucciones o etiquetas del sillón, o con el vendedor o fabricante sobre el mejor producto para hidratar el cuero.

En uno de los paños, echar un poco del producto hidratante, y con movimientos circulares, pasar el paño por toda la superficie. Pasados unos minutos para que el producto actúe, volver a pasar un trapo, esta vez con el paño limpio para secar el mueble.

En caso de no tener una cera o spray comercial para acondicionar tu sillón, podes recurrir a productos de uso doméstico.

  • Vaselina
  • Leche descremada
  • Aceite de oliva
  • Crema hidratante neutra

Conclusión

En estos casos, siempre recomendamos probarlos antes en una parte poco visible del sillón para comprobar la reacción del material.

Realizando esta operación cada seis meses como mínimo, bastará para que tus sillones de cuero se luzcan y perduren en el tiempo.